sábado, 11 de septiembre de 2010

Poesia - Barva



BARVA
divagación, meditación

Vieja y querida, Barva
ciudad lejana y remota,
pueblo apenas de horas idas
donde ha transcurrido mi vida.

Crecí aquí habiéndo nacido en otro sitio,
pues mi madre y mi padre así lo quisiéron.
El destino no cambia nada y todo lo cambia,
debe sonar extraño pero es la realidad.

De tus casonas de adobe y paja
bebiéron con el tiempo mis pinceles,
y mis páginas de música se impregnaron
de la pasión y el fuego de los días traviesos de mi infancia.

Era tan solo un niño
y ya volaba libre por las piedras
de los ríos buscando pozas para sumergirnos
así grabando las huellas en su aguas de recuerdos.

Tantos amigos y tantos años han pasado que,
a veces me pregunto si todavía queda algo,
y las respuestas las acarrea el viento,
y las palabras las ocultan sus montañas.

Si Gardel cantó que veinte años no son nada,
le diría que su matemática era muy pobre,
pues tan solo pudo contar un poco ni tan solo
la mitad de los guarismos que arrastra el día claro.

Barva, de carretas , maiceros y canastas,
donde dejé mi inocencia escapar tras los charrales
aquellos primeros años de escuela y de alegría,
mientras los maestros enloquecían con mis modales.


Era tan solo un niño inquieto,
que se asombraba del mundo igual que ahora,
pero ya no se engañan mis ojos ni mi
boca se atraganta de lluvias de habladurias.


En los lienzos está la sangre de mi vida,
en la música mi física y etérea armonía,
en mis palabras el corage y la fé de que algún día
este mundo sea menos injusto, menos tedioso.

La filosofía me dió de beber agua clara del riachuelo,
mientras la marcha implacable de mis pasos
revoloteaba en cada entraña de mi alma y de mi suerte,
para indicarme, que todo está frente a los ojos

Pero no son muchos los que escrutan,
por desidia y por temor iconoclasta,
por conformismo secular y por pereza singular,
los caminos de la mente oscuren en su devenir.

Tantas lunas como amores clandestinos,
que retozan satisfechos en los cafetos y potreros
dando paso a los recuerdos de estrellas y lloviznas
en las noches magistrales en que ardíamos el placer .

Las calles polvorientas de negro las han vestido,
y en sus trillos duerme el barro y han barrido
las piñuelas y enredaderas de moradas guarias
para darle paso al modernismo que nada nos ha inspirado

al contrario, ha mermado las raíces de este pueblo
que en cenizas yace adusto y asustado sin memoria,
se las ingenia a duras penas para entrentarse
al fantasma lapidario del imperio amenazante de la escoria.

Se ha poblado este pueblo de viejos achacosos,
de comadres solteronas y de niñas santulonas,
que visitan la gran casa los domingos pa’ rogarle
a San Bartolo y San Antonio quimeras de los esposos.

Aún así yo amo esta tierra fértil, de cantos adormecidos
de jilgueros y yiguirros, de riachuelos y de ardillas
de cadejos y leyendas de brujas y hasta lloronas de rodillas
de amantes a escondidas y cuentos de aparecidos.

Me quedan muy pocos amigos ¡ aún tengo algunos !
por lo que todavía salgo por las noches a su encuentro
para escuchar sus historias y sus lamentos bajo efectos
de cervezas y unos tragos en las cantinas del centro.



No son recuerdos de amargura
a todos los amo con cordura
porque los pocos fieles amigos están atentos
y los demás ni me preocupan, ni los cuento.

Sería triste ver este pueblo envejecer
sin casonas de adobes ni sus tejas,
o sin charlas coloquiales de cantina,
donde se cocinan la paja y los chismes de rutina.

Estos años han sido intensos en mi vida
cada sorbo y cada trago de aguardiente
cada amante y cada instante de seducción
cada senda y cada amago de ambición .

Muchos desprecian este pueblo a espaldas nuestras,
cuando metidos en sus zapatos futuristas
se besan las mejillas y se pellizcan el trasero en San José
en las Uprivadas, Cafespiedra y módulos del Internet.

Les preguntan ¿ Y Ud dónde vive ?
Y responden ¡ Bueno, mi vida transcurre aquí
pero duermo en Barva, iú nou !
Y desvian la mirada para evitar la sonrojada cara.

Mucha gente llena de pequeños sueños
escasos de imaginación y fantasía.
Muchos que te abren la puerta delantera
pero al mismo tiempo la trasera.

Si este pueblo no contase con luz eléctrica,
si este pueblo no contase con servicio de buses
si este pueblo no contase con consejo municipal
si este pueblo no sumase tantos tontos analfabetas

si no se arrastrásen tras la codicia tantos mentecatos
si no tuviésemos teléfonos ni cajeros automáticos
si en lugar de iglesia hubiése tan solo una gran poza :
los domingos la pasaríamos mejor y el pueblo gozaría

no pasarían tan llenos de temor y serían felices
no tendrían autos lujosos último modelo de segunda
ni tendrían televisión por cable ni películas en video,
pero mirarían de nuevo las aves y los árboles y los ríos.



Probablemente viviríamos muy pocos aquí
seríamos casi un pueblo fantasma ¡ que bello sería !
porque solo de esta manera podríamos volver a las raices
inigualadas de lo pastoril y pueblerino, al canasto y la vida.

florecerían de nuevo las piñuelas y su fruto multicolor,
comeríamos pititangas y el Tururo, la Olimpia y el Playón
lucirían sus mejores galas y explotaríamos de gozo cada día
entre lagartijas y chisbalas y duraznos y naranjas.

Nadie se preocuparía del Mall o Supermarket
¡ No tendrían razón de ser !
Con la pulpería de don Victor o de don Carlo Luis bastaría.
Volveríamos talvez a un solo televisor para todos

y los domingos haríamos fila un ratito para ver
Jim de la Selva o Combate con ojos de niños en las bancas
del improvisado cine local no muy cerca de la ventanas
para evitar las bromas de aserrín o las calientes bolsas
de orines que irrumpían como saetas la función.

jugaríamos las mejengas en la plaza sin soñar
con contratos millonarios ni mundiales ni con famas
engañosas, humillantes, peligrosas, destructoras.
seríamos siempre niños en un pueblo sin pecado original.

Todavía nos cobijan las montañas y volcanes
todavía el cielo es azul radiante y puras las nubes,
aún queda un poquito de tiempo para limpiar lo sucio
para que fluya el río sin estorbos de chatarras y basura.

Hemos de limpiar primero nuestra casa
de objetos innecesarios que ensucian las paredes
y nos asfixian el alma y nos cortan la respiración
para llenarla de nuevo con orquideas que alimenten

nuestro espíritu inalienable y nos cobije del verdor
de nuestros campos y del ruido de las carretas
y las voces de los chiquillos y los cantos de las madres
y el arado de los bueyes y las notas de las guitarras.

colgaríamos las pinturas de nuestros artistas en las salas
y los corredores llenaríamos con esculturas
de Miguel, Memo, Nestor,Ulises y otros tantos ;
sus maderas nos hablarían de su labor de gubias y cantos.


Este Barva siempre ha de ser Barva
el día que lo abandonen los extraterrestres
que se han infiltrado vestidos de barbarie
en las mentes ingenuas de nuestros campesinos

Porque el día que más de uno pise el piso de tierra
en la casa de Monchito, Papo y doña María ,
talvez puedan sentir de nuevo el siglo anterior
y las voces de los bisabuelos retumbarán en las entrañas

y nos daríamos cuenta de todo lo que hemos casi perdido
trocando oro por hojalata, esmeraldas por piedra falsa,
y que hemos estado narcotizados con aires posmodernistas
que se ajustan en nuestro cuerpo cual camisa de once varas.

Los sábados no existirían las ligas de Europa ni de América
porque todos esperaríamos con ansiedad la gran mejenga
de los malos contra peores y del campeonato de barrrios
el Triunfo, el Chile Perro contra el Parque y la Gruta.

Volverían los lecheros con sus jamelgos
a recorrer cada centímetro del pueblo
volvería el espectro de mi abuelo a su saca en el cañal
y mi abuela a las tortillas, la olla de carne y al tamal.

Entraría yo de nuevo con nueve años al cafetal
a buscar duendes y espantos que mis mayores describían
para años después darme cuenta de que algún viejillo
tan solo asustaba mientras el pueblo él más grande lo hacía.

Los payasos de agosto un solo diablo tendrían
y los aguaceros se unirían exultantes al festejo
Volvería Fausto a sus poesías si rima y sin consonancia
santo dios ave maría hasta el padre sin cabeza y el cadejo.

Nada nos molestaría y hasta Chité dormiría tranquilo
sin tanta cacharpa escolar que lo saque de sus sueños
matutinos teñidos del etilo disfrazados de buen día
tras largas horas en el Chaque y de zarpes donde los chinos.

Para Chino todo tendría olor a guaro’caña
y para Marquitos todos los días serían viernes
Monchito ya habría inventado otro idioma que todos
hablaríamos sin el menor reparo hasta morirnos de la risa.

Gueño y yo tomaríamos el parque como cuartel
para filosofar cada mañana y así arreglar este mundo
mientras otros tantos lo harían por las tardes al compás
sensual con paso lento de las colegialas coqueteantes .

No perderíamos tanto tiempo en concursos de pintura
que están más maquillados que una actriz de Jóvilu
y tampoco nos acercaríamos a algunos que les da la vara
por olvidar que les deben hasta cinco mil dólares.

Pero no dejaríamos marcharse de este pueblo nunca
a Ulíses Jiménez Obregón porque nos quedaríamos
sin su voz sin sus esculturas sin sus historias en Mansión
y sin sus famosas palabras ¡ Aahhhhh no hay ley sin zarpe!

Y Monchito no podría llamarlo ¡ Uléises Uleíses mi amigo !
seguido de cien abrazos y una explosión atómica de risa
Nos perderíamos las historias de su abuela y la hazaña en los rios de su lugar,
donde alguién estuvo 20 minutos bajo el agua.

Este pueblo necesita de seres especiales como Chica
Muchacho alegre y sus tantos instrumentos incorporados
pues solo él es capaz de tocar en su boca la guitarra
y el saxo y hasta el trombón junto a la batería percusión.

Este pueblo necesita de gentes especiales
desprovistas de alhajas y de orgullo
que se pongan al servicio de cada uno
de los habitantes sin pensar cuánto facturo.

Doctores y arquitectos ambiciosos del Shit Set
alisten sus maletas ¡ Aquí no los extrañaremos !
Abogados y empresarios sin escrúpulos ¡
¡ Fuera de aquí ! El cáncer erradicaremos.

Porque nada puede construirse sobre falsos cimientos
y si hemos de contar con albañiles y carpinteros
que sean honestos y afanosos y no borrachos pendencieros
porque todo se vendrá al suelo como Torre de Babel.

Al doblar cada esquina de este pueblo, dice Néstor
que te topas con artistas y artesanos que brotan
debajo de las piedras de las callejuelas y los ríos
Tan solo debes levantar cada piedra y los encuentras.


Sin embargo y con pesar lo digo
muchos son ignorados y pasan la vida entre el querer
desarrollarse plenamente pero no hay recursos para ellos
solo plata para los festines y pachangas de los políticos.

Este pueblo tiene que ser un sueño bello
no una maldita pesadilla que se nos incruste
entre el espiritu y la agonía existencial
debe ser afluente cristalino que corretee virginal.

Deben salir al abrazo ingente del sol
las doncellas y princesas que cohabitan
en las chozas de maíz y de guijarros
para despertar cada nube y cada gota de lluvia

para que depositen en los surcos de la tierra
su belleza de luna, de estiércol y caracolas
y sus niños beban la miel de las frescas colmenas
y la savia fecunda se esparza libre como amapolas

no serán reinas de concursos de belleza
ni sus rostros han de salir en magazines
pero serán todas como el rocio de la mañana
y florecerán cual flores en los jardines

No han de cantar nuestros niños en lengua extraña
pero estudiarán los clásicos en griego y en latín
y las rimas de Becquer y los sonetos de Shakespeare
también los poemas de Debravo y Borges hasta el fin.

Y la lengua maya y la azteca y la bribri y cabécar
y no se rendirán ante los dioses que fustigan la existencia
sino que aprenderán de la sabiduria nacida de la lluvia
y se apostarán exultantes ante la tormenta y su potencia

habrán de entonar poesías en lengua antigua y en coros
sus cuerpos se moverán al ritmo de los tambores
y no ante tanto tonto cantantillo de sones insaboros
productos artificiales del dinero barato de los señores

porque deben beber el agua del manantial,
de la sabiduria y del conocimiento excelsa condición
que hace grandes a los pueblos que salen de la barbarie
y extirpan la ciega ignorancia que causa desolación


ya que un pueblo instruido es posedor de un amplio
horizonte siempre henchido de ocasos y amaneceres
y al ser grande la panorámica podrá entender mejor
las culturas de otros pueblos sin dejar de ser los mismos.

porque si en nuestro interior crece abundante el saber
que nos hace comprender que es mejor la cosecha de la paz
sembraremos las semillas fieles de la esperanza atardecer
y recogeremos los frutos sanos de la aurora al amanecer.

y nuestros niños sonreirán y saltarán y volarán
con sus alegrías los sembradíos inundarán de nuevo trigo
han de cantar las aves y los peces en los rios crecerán
y los cielos y las nubes y las estrellas brillarán, amigo

Han de caminar de cara al viento y la llovizna
y sus almas se vestirán de mariposas en pleno vuelo
y sus piernas cargarán alas de avejas luz del invierno
como lunas refulgentes del pretérito y del presente cielo.

este pueblo aún respira como pez fuera del agua
buscando de algún modo volver a sus ancestros
para recuperar la inocencia olvidada en las copas
de los árboles y en el remanso de los riachuelos

para llenar de callos las hipócritas manos y las falacias
de los afeminados de oficinas y de litúrgias sin realismo
y amarrar las lenguas venenosas de las viejas aristocrácias
que aquí vomitan todo el odio que permite el fanatismo .

Barva soñada y majestuosa Barva tenemos que curar
tu piel de naranja herida infestada de gusanos
que han hecho casa en tus lares como casas de verano
y han construido una gran mentira los serviles los insanos.

En cada esquina un alegre y divertido personaje
nacido del hermoso vientre y en el corazón del pueblo
huele a tierra húmeda y a gallo pinto con café y tortillas
y al caer la noche apesta a chirrite de la saca a hurtadillas.

Son el alma de los pueblos
y sin ellos - a pesar de sus desgracias-
los pueblos pierden su picardia
y al fin de cuentas no son nada


En mi mente aún hay acequias y olominas
y flechas , pajarillos caídos y hasta hermosas lagartijas
aguacates, chilillos y guabas y montañas de mentirillas
que le dije a mi madre hablándole de golondrinas.

Bocas de durazno tienen nuestras bellas mujeres
corazónes tiernos de sabroso mango y apetitosos labios
como azúcares y manos tibias como el débil sol matutino
que calienta los potreros y los campos floridos de lino

de rosas los jardines de las abuelas y los abuelos
y de doradas esperanzas las margaritas coronan
las frentes altivas de las doncellas
que despiertan al amor con intensa pasión los jornaleros .

Barva sin primavera ni otoño sin tempranos intereses
pero bañado de sol fulgente y de luna herida de amor
que recorren los surcos tremulantes del invierno
delirante del verano que anuncian los últimos meses.

Barva con olor a cimarronas y espantaperros
formadas de músicos exultantes y estudiados
que han bebido en las fuentes de los grandes
pero fieles al huerto de la eterna tradición

los escritores ufanos y empunchados aprisionan
las plumas escribiendo aún con sangre la poesía
que supera la prueba implacable del tiempo y van
refugiándose en los manantiales de la vida.

y que importa si no han leído algunos a James Joyce
y que más da si la gran mayoria desconoce a Tagore
si tarde o temprano la savia abarca los remansos
de los ríos y los maestros sumergirán a nuestros crios

en las aguas del intelecto y la revolución de la razón
se apasentará sobre las nuevas raíces de sed y hambre
que emergerán en las venas del deseo y la ansiedad
que han de erradicar toda la barbarie y enajenación.

la guerra no ha de tener cabida en el porvenir
porque las espadas del conocimiento y los rebaños
en manadas de aves ,vacas ,terneros y pichones
devorarán toda plaga de infelices trogloditas liberales



Este pueblo es pequeño para dicha nuestra
y aunque algunos se sorprendan esto ha de ser
nuestro más grande y preciado tesoro ¡ Que
envidiosos han de estar París, Roma y Nueva York.

Es la sencillez nuestro linaje y vestidura
pero no deben confundir sencillez con ignorancia
que las grandes aldeas del globo están acabadas
por su ambición, su estúpida locura y su arrogancia.

Hemos de vivir sin subterfugios ni frivolidades
sin dinero y sin oro, sin consorcios , sin fiduciarias
porque el pan de cada día brotará de los canastas
y las frutas y verduras agradecidas en los patios crecerán.

El zapatero por su trabajo maíz recibirá
y el albañil correrá hasta el sastre y el carpintero
con el doctor almorzará mientras el poeta declama
y el músico atiende los lamentos de las comadres

y la gente entenderá que nadie es más que nadie
porque lo que es de uno es del otro a su medida
en tanto que el que siembre se divierta en su oficio
y el que cante se sepa como obrero en su colmena.

porque hemos de comprender de una vez por todas
que no necesitamos dones materiales sino espirituales
para comulgar día a día con la naturaleza circundante
y así lograr que nuestro corto paso sea más interesante

y a mayor aprehensión mayor felicidad y armonía
que ha de fluir incesante como los rayos del día
como besos llenos de alas de las bocas enamoradas
cual grama verde y mojada tras el paso ligero de la garúa.


Todos al servicio de todos y cada uno en su función
ocupando los espacios determinados por la inherente
naturaleza concedida desde los designios del corazón
para que los desdichas y las alegrias sean compartidas

las melodías de las flautas y los oboes
como igual comparte la tormenta sus relámpagos
con el rugido de los volcanes y el canto de las aves
y la fuerza silbante del viento con el celeste de los lagos.


Extásis de cebollas y de chiles dulces, zanahorias,
verdes tiernas hojas de lechugas y rojos tomates
retozantes las vacas y los zaguates libres de cadenas
al eco suspirante de las tardes y anocheceres desbordantes.

Volverán las rayuelas a las calles ya sin carros
saltarán los trompos y demoledoras sapas
los chumicos y las chócolas confundidas con las risas
de los viejos y las acrobacias de los jóvenes con chapas

yoyos , suizas y los juegos de mecate
las carreras de cintas y los caballos temblarán
mientras en las cocinas huele a tamales y arracache
los niños con sus bolas y alborotos rodarán por el zacate

Si se produce el despertar, la resurección colectiva,
podremos comprobar el gran renacimiento
si permanecemos silenciosos e indiferentes a la vida
no seremos más que unos cuantos corderos al matadero ...

************** ************ *********************
NB: En realidad, no se si este extensisimo disparate termina aqui o si sigue aun mas.. Voy a buscar mis archivos ..Si alguna persona lo leyo totalmente, mi sincero agradecimiento por ser tan paciente. Escrito hace quizas unos 10 o 12 o 15 años..Yo que se ! Gracias

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

MIS BLOGS FAVORITOS