sábado, 11 de septiembre de 2010

Poesia - Nuestra debil carne

Nuestra Debil Carne

En la desnuda sombra ,
se escucha una canción interminable,
que se suspende en lo infinito
del tiempo, sin luz ni color…

Vienes a mi llorando, mientras nacen
y mueren, tus días solitarios;
sin mucho énfasis o detalle, me cuentas
la cruda realidad de nuestra débil carne.

La piel ha de caer vencida; agobiada,
la polvorienta tierra se abre y la alberga;
suplicante de la muerte solemne,
de hinojos clama, nuestra débil carne.

Somos nosotros los asesinos,
y este crimen aparta la nieve del camino;
han de llorar los libros urgentes de escondite,
se refugia el océano violento, mutila su rugido.

Nuestra débil carne permanece,
exánime en la zona de la noche,
suspira un último deseo, quiere morir
sin hablar de ti o de mi…

Se apagan la luces del dolor,
y es ahora el ocaso humano quién
se suspende en el infinito, tú tan solo
has de mirar hacia el mar apocalíptico.

Sobre todo Reino falaz, duerme la ingente
mentira del tiempo, frío y aún doliente,
que resguarda la cripta amorfa y umbría,
donde ha de reposar por siempre…

NUESTRA DEBIL CARNE…


Oscar Artavia Sánchez .25 de junio,1974

31 de Octubre,1997

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

MIS BLOGS FAVORITOS